< Volver

Noguera y Picasso, Sin categorizar

El Palomar en el Picasso

La Fundació Noguera ha cedido en depósito el cuadro El Palomar de José Ruiz, padre de Pablo Picasso, apoyando así la actividad del Museo Picasso en los actos de celebración del 50 aniversario de la defunción del artista. Esta cesión renueva y subraya, una vez más, la fructífera colaboración entre Pablo Picasso y Raimon Noguera en la creación y evolución del Museu Picasso de Barcelona.

Don José Ruiz, profesor de dibujo y pintor, tuvo un papel fundamental en la formación de su hijo Pablo, a quien de joven impuso un programa muy riguroso de preparación en la pintura.

A José le gustaba pintar palomas —y esta obra de gran formato es un buen ejemplo—, una predilección que Picasso heredó. Las palomas son una figura plástica que representa el vínculo con el padre y su entorno natal y que Picasso irá pintando a menudo a lo largo de su vida, hasta el punto de que una de sus palomas se convierte en el símbolo mundial de la Paz en un cartel del Congreso Mundial para la Paz de 1949.

El Palomar completa la colección de pichones que se conservan en el Museu Picasso.

Más información puede consultarse el blog del Museu Picasso

Noguera y Picasso, Sin categorizar

El Palomar en el Picasso

La Fundació Noguera ha cedido en depósito el cuadro El Palomar de José Ruiz, padre de Pablo Picasso, apoyando así la actividad del Museo Picasso en los actos de celebración del 50 aniversario de la defunción del artista. Esta cesión renueva y subraya, una vez más, la fructífera colaboración entre Pablo Picasso y Raimon Noguera en la creación y evolución del Museu Picasso de Barcelona.

Don José Ruiz, profesor de dibujo y pintor, tuvo un papel fundamental en la formación de su hijo Pablo, a quien de joven impuso un programa muy riguroso de preparación en la pintura.

A José le gustaba pintar palomas —y esta obra de gran formato es un buen ejemplo—, una predilección que Picasso heredó. Las palomas son una figura plástica que representa el vínculo con el padre y su entorno natal y que Picasso irá pintando a menudo a lo largo de su vida, hasta el punto de que una de sus palomas se convierte en el símbolo mundial de la Paz en un cartel del Congreso Mundial para la Paz de 1949.

El Palomar completa la colección de pichones que se conservan en el Museu Picasso.

Más información puede consultarse el blog del Museu Picasso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *